Aprende a diferenciar materiales de construcción saludables

Existen muchos materiales de construcción que emiten ciertas sustancias nocivas al aire, tanto en su manipulación como a lo largo de su vida útil. El uso de materiales y sistemas constructivos saludables en la edificación se convierte entonces en un factor importante a tener en cuenta, por un doble motivo.

En primer lugar, debemos tener en cuenta su influencia directa en la calidad del aire interior de los edificios. En ellos pasamos de media más de un 80% de nuestro tiempo. En segundo lugar, por la seguridad de los propios profesionales que manipulan los materiales y sistemas constructivos durante el proceso de edificación.

Pero ¿cómo podemos diferenciar aquellos materiales saludables de los que no lo son?

Hay muchos factores que influyen en las condiciones ambientales para que sean óptimas, y, una de ellas, son los materiales de construcción.

Existen varios tipos de sellos y etiquetas relacionados con la salud y que se pueden otorgar a los materiales de construcción, de los que destacamos: el certificado A+ y el certificado IBR

El certificado A+

La etiqueta ambiental francesa, Émissions dans l’air intérieur® (Emisiones en el aire interior), clasifica los materiales de construcción y productos de mobiliario y decoración en una escala que establece unos valores límite de emisiones de compuestos orgánicos volátiles, más conocidos como COV, en base a las normas ISO 16000. Las sustancias nocivas que evalúa son:

  • Formaldehídos
  • Acetaldehidos
  • Tolueno
  • Tricloroetileno
  • Xilenos
  • 1,2,4 Trimetilbenceno
  • 1,4 Diclorobenceno
  • Etilbenceno
  • 2 Butoxietanol
  • Estriol

Con el sello A+ se identifican todos los productos que prácticamente no tienen emisiones, mientras que el sello C, identifica a los productos con valores de emisión tolerables. Las placas de yeso laminado y pastas de juntas Knauf Unik, son productos certificados con el sello A+ y, por tanto, logran la máxima garantía.

El certificado IBR

Certificado IBR

El certificado IBR lo otorga el Institut für Baubiologie de Rosenheim. Para su obtención, se establecen unos límites muy exigentes a diversos contaminantes para ayudar a proteger a los usuarios contra los riesgos para la salud causados por su manipulación o entorno de vida una vez instalados.

Son varios los contaminantes* que se controlan en esta certificación, de los cuales nombramos algunos de ellos:

  • Compuestos Volátiles Orgánicos (COVs): la gran cantidad de productos químicos que están a nuestro alcance y los diferentes materiales de construcción, entre otros, han favorecido el empeoramiento de la calidad del aire interior. Todavía no existe una reglamentación clara que determine la concentración máxima o límite para sustancias nocivas en el aire en espacios cerrados como viviendas.
  • Radioactividad: tenemos claro que es fundamental tener seguridad cerca de las centrales nucleares, pero la exposición a la radiación en los propios edificios es menos conocido. La mayor exposición a la radiación es debido a las sustancias radiactivas naturales absorbidas por el organismo. También se puede deber a la producida por los propios materiales de construcción en espacios cerrados como es el gas radón.
  • Biocidas: el control sobre los biocidas químicos es fundamental para evitar efectos adversos sobre la salud de las personas y el medio ambiente. Además, cada vez se diseñan para que sean más potentes y resistentes, lo que conlleva un problema de toxicidad para los seres vivos y de persistencia en el medio ambiente.
  • Metales pesados: los metales pueden ser ligeros o pesados y ambos pueden ser tóxicos. Alrededor de 14 de los metales más conocidos, son esenciales para los humanos, pero también es importante controlar sus concentraciones para evitar toxicidades. Existen otros metales pesados a tener en cuenta, que se consideran tóxicos y contaminantes, los más conocidos y que se deben controlar, en la producción de los materiales de construcción son el plomo, cadmio y mercurio.
  • Determinación del eluato: la elución es el proceso de extraer un material de otro lavando con un solvente. La determinación del eluato, sería cada una de las sustancias que migran a través del lecho de la fase estacionaria. Con esta comprobación, se pretende excluir el riesgo de contaminación de aguas debido a los metales cuando se depositan en vertederos.
  • Polvo fino: las partículas finas son sustancias sólidas dispersas en el aire creadas por procesos mecánicos. Para determinar el daño que puede afectar a las personas, se tiene en cuenta el tipo de contaminante, concentración, tiempo de exposición y el tamaño de la partícula. Las partículas finas entran en el organismo por vía respiratoria y cuanto más pequeña, más profundamente llega a las vías respiratorias. Las partículas mayores de 25 micras se depositan en el espacio nasofaringeo, las menores a 25 micras llegan al árbol traqueobroncal y finalmente las partículas en forma de fibra y longitud hasta 10 micras pueden alcanzar el espacio alveolar y depositarse allí. Para que esto ocurra el diámetro de la fibra debe ser inferior a 3 micras. Un producto que en una inspección visual pueda parecer que tenga grandes cantidades de polvo puede no contener ninguna partícula que alcance los alveolos.
  • Bifenilos policlorados: los bifelinos policlorados son compuestos químicos orgánicos que pueden causar un efecto adverso en la salud. Algunos de estos compuestos son volátiles y pueden presentarse en forma de vapor en el aire.
*Fuente de información, extracto de Directrices del sello de verificación IBR Institut für Baubiologie Rosenheim GmbH

Knauf y su #ManifiestoSostenible

El uso de materiales y sistemas constructivos que ofrezcan una clara garantía y respeto por algo tan preciado como es la seguridad y la salud, no debería entonces pasar por alto. Las placas de yeso laminado y pastas de juntas Knauf Unik son las únicas del mercado con ambas certificaciones, el sello A+ e IBR, y ofrecen, por tanto, la máxima calidad como materiales saludables.

Knauf es una empresa comprometida con la biohabitabilidad, que ha promovido un #ManifiestoSostenible por hogares más saludables y sostenibles, a través de 5 puntos de mejora, entre los que está promulgar un bienestar centrado en las personas. Piensa en ello la próxima vez que tengas un proyecto que diseñar o ejecutar y elige materiales de construcción certificados como saludables.

 

Si quieres conocer mejor y unirte a nuestro #ManifiestoSostenible

Si necesitas más información acerca de cómo Knauf apuesta por materiales saludables y sostenibles, y lo que pueden aportar a tu proyecto, puedes consultar nuestro catálogo Arquitectura Sostenible y Biohabitabilidad

Y si quieres estar al día de todas nuestras novedades, suscríbete al blog de Knauf

O a nuestra newsletter de arquitectos e instaladores

Escribe tu comentario