El Blog de Knauf

imagen techo1

Rehabilitar con techos. Tipos

| 0 Comentarios

Si te gusta, compártelo :)


    Parte 1: Introducción

    Después de los trasdosados, otro de los sistemas de placa de yeso más utilizados en la rehabilitación es el techo suspendido.

    Se trata de un elemento constructivo que se coloca por debajo de un forjado, dejando una cámara de aire  (plénum), para mejorar sus características técnicas y/o estéticas.
    Hay muchos tipos, y tendremos que decidir cuál utilizamos en función de las necesidades de la obra.

    Empecemos por definirlos. Según la normativa existente, se clasifican en:

    • ADOSADOS / DIRECTOS

    Es el que reviste la cara inferior del forjado con una placa simple o transformada, directamente atornillada a una perfilería auxiliar,  de perfil maestra omega o maestra primaria tipo “CD”.

    d15 (2)

    Directo con maestra omega

    directo con perfil

    Directo con perfil CD

    • SUSPENDIDOS

    Es el que reviste la cara inferior del forjado con una placa simple, atornillada a una estructura metálica,  suspendida mediante cuelgues,  de tipo varilla generalmente.

      • Simples (Estructura única, colocada en un sentido y llamada primaria)
      • Compuestos (Estructura doble, cruzadas como primaria y secundaria)
    d112

    Suspendido compuesto

    Suspendido simple

    Suspendido simple

    Nota importante: nunca pegar las placas con pelladas de pasta en horizontal.

    ¡¡Riesgo de caídas!!

     

    Veamos cuándo colocar cada uno:
    1.- Si lo único que quiero es forrar el forjado para darle el acabado que proporciona una placa de yeso, gastando el mínimo espesor posible, utilizaré el techo contínuo adosado o directo, por ser el más sencillo y económico.

    • En el caso de que el forjado no presente excesivas irregularidades, podemos colocar el sistema con perfil maestra omega.

    junta con omega

     

     

     

     

     

    • Si el forjado está muy irregular o desnivelado, colocaremos una maestra primaria “CD” con unos anclajes que permiten su instalación “a más ganar”.

    anclaje directo

     

     

     

     

    En estos casos podríamos decidir enlucir directamente con yeso, pero tenemos varias ventajas que nos harán decantarnos por el techo adosado.

    • Aporta una cantidad mínima de humedad a la obra, por lo que el confort y tiempo de secado mejora.
    • Crea una pequeña cámara que se puede aprovechar para la instalación de algún tubo traqueal que permite paso de cables. Además, siempre aportará algo más de mejora acústica (aunque es evidente que será mínima, no por ello debemos despreciarla).
    • La calidad de acabado es claramente superior a un yeso colocado a “buena vista”, que es el habitual. En el caso de que el resto de la obra sea con sistemas PYL también equiparamos texturas.
    • La ya conocida rapidez de montaje y la limpieza de estos sistemas se hace notar especialmente en esta comparativa.

    2.- Si lo que necesito es mejorar significativamente las necesidades acústicas o térmicas del forjado, o tengo que dejar una cámara más grande para alojar instalaciones (eléctricas, aire acondicionado…), o simplemente quiero bajar la altura de la estancia porque es demasiado alta, entonces utilizaré el techo contínuo suspendido.

    Si es una superficie pequeña y/o no pedimos grandes exigencias al techo, podemos colocarlo del tipo simple

    Si la superficie es muy grande y/o tiene exigencias más complejas por acústica y/o fuego, es recomendable utilizar el tipo compuesto.

    En una segunda parte hablaremos de su intalación y distintos usos.

    Si te gusta, compártelo :)

      Autor: ENGRACIA ARIAS

      Arquitecta Técnica por la UPV. Con experiencia en el mundo de la construcción en seco desde hace más de 20 años. Diploma por la UPV de especialista en rehabilitación energética y accesibilidad. En constante formación.

      Deja un comentario

      Campos requeridos marcados con *.


      Translate »